lunes, 30 de enero de 2012

Esa gente que te jode dándote de vuelta 5 céntimos en monedas de 2 y 1

En 2005 un cantante consiguió enemistarlos en una canción, Uno más uno son siete, pero ahora tras recuperar la cordura intelectual vuelven a ser amigos para unir sus fuerzas en una misma dirección. Si aún no sabéis de quien estoy hablando os daré una pista, uno es soldado que ejerce la instrucción y el otro es un patito que está tomando el sol.

La historia de hoy trata sobre el uno y el dos, concretamente de las monedas de 1 y 2 céntimos.

Es por todos conocido que este tipo de monedas no gozan de gran popularidad entre la población en general, a excepción, eso sí, de las cajeras de supermercados y su ¿no tienes las veintidós, niña?; o en el caso de la población china, en la cual, el tamaño no importa mucho si hablamos de dinero, o si no.

Su periodo cumbre tiene lugar en octubre con motivo de la celebración del Domingo Mundial de las Misiones o Domund, es ahí cuando las monedas de uno y dos céntimos salen a la calle y celebran con alegría que la gente piensan en ellas como primera opción al realizar una transacción.

Entre sus máximos enemigos se encuentran los rumanos (etnia gitana), los gorrillas y los que beben vino de a litro en las estaciones de autobuses. No intenten bajo ningún concepto dar una moneda de estas a alguno de ellos, creédme es peor que nada, y lo digo con propiedad.

Aunque este odio no es para nada comparable con el que les procesan a las monedas de 5 céntimos. El desprecio de estas hacia sus hermanas chicas es absolutamente desmesurado. Ridiculizaciones en público provocaron su enemistad casi desde su implantación. Y es que como todos sabemos en el reino de los ciegos el rey es tuerto.

Hace ya un tiempo que las monedas de uno y dos céntimos se unieron.

Todo empezó en un bote de 500 gramos de Nescafé descafeinado, de estos en los que la gente guarda monedas una vez que se cansan de tenerlas por la cartera o por el bolso. De él surgió la gran líder ideóloga y unificadora del movimiento; una moneda de 2 céntimos mulata, que cansada de la actitud que todos les procesaban luchó hasta provocar una revolución a nivel mundial.
Los que la conocieron la describen como una moneda seria y meditabunda que conocía "mucho mundo". Desde el 2005 vivía pegada a un chicle, y no eran pocas las ocasiones en las que además de al chicle vivía conectada a tantas otras cosas más.

Un día y gracias a la casualidad, logró ser la escogida para salir del bote de Nescafé. Su dueña, una viuda recién separada, quedaba con sus amigas para jugar un bingo y tomar unas copillas de limoncello. Como necesitaba algo de "cash del bueno" tomó dos euros en monedas de 2 y 1 céntimos como era tradición en su "pandi" de jubiladas. Al final de la noche perdió a Mascailla, que así era como se llamaba la moneda, una parte de su dignidad, tras su séptima copa, e inició una verdadera revolución. Por suerte, no fue consciente de ninguna de ellas.

A partir de ahí Mascailla no paró de viajar; del monedero de Pocho pasó al de Juan el de la carne, de ahí, a un rumano que la tiró a la calle tras haberla recibido de Juan; un "güiri" la encontró más tarde en la calle, se la guardó como recuerdo, y después se la llevó a su país; allí tras una borrachera la perdió; es cuando Mascailla dio a parar en una fuente con la que se juntó con varias monedas "rojillas" con la que formó el FIAC Frente para la igualdad y la Aceptación de las Cobres, cuya lucha encarnizada se dirige a conseguir:


-Que las máquinas de tabaco, refrescos y aperitivos variados nos acepten. ¡Queremos sentirnos queridas!

-Boicot a Finlandia y los Países Bajos, los cuales, decidieron hace unos años retirarlas del mercado por su uso casi inexistente.

-Ser más vistosas estéticamente y aumentar nuestro tamaño

-Que sea una obligación recogernos del suelo.*
*La práctica repetida será penada por ley. 
-Creación de Día del Céntimo.

Y no descansarán hasta que lo consigan, en palabras de Mascailla,
VOTA MASQUI!

2 comentarios:

  1. Jajajaj eres muy grande!!Como mola la foto :P

    ResponderEliminar
  2. he! del album de Mobi pero tuneo al estilo cutreo de la Popegirl, no como las artisteces que haces tú ;)

    ResponderEliminar