martes, 6 de diciembre de 2011

No me importa donde vayas, te encontraré

Nunca pensé que esto me pudiera ocurrir a mi, ¡en la vida! Una madre que ha luchado lo indecible para buscarle una profesión de provecho a su hijo, tratando cada día de abrirle un hueco en tan saturado mercado, quitándose horas de televisión en favor suya, y ¿cómo me lo devuelve? lléndose de picos pardos con sus amiguetes, escapándose sin decirme nada y ahora volviendo "hecho un cristo"

Menos mal que al menos ha tenido la consideración de volver a casa por Navidad, dicho sea también que si no llega a ser por el Almendro que lo encontró de camino a casa, todavía lo estoy esperando; pero bueno tengamos la fiesta en paz y démosle la bienvenida al díscolo lazo lazy.

No tengo excusas que lo disculpen, sé que debería haberlo atado mejor y consentirle menos pero ¿quién se iba a esperar tal reacción viniendo de alguien que tiene por nombre "el lazo vago"?  no sé ustedes, pero yo no.

Si algo se puede decir en su favor es que un día me mandó una postal contándome que se encontraba estupendamente y que no me preocupara. Que había hecho amigos y que la mayor parte del tiempo lo pasaba en un chiringuito cuyo propietario era alguien que había salido en la tele tiempo atrás. ¡Si hasta me mandó una foto para ver si yo sabía quien era! (la adjunto más debajo).

Así es él, me manda una foto de un tio que ni siquiera conoce pero obvia decirme algo tan importante como donde estaba, en fin, espero que me sirva de lección, ahora que está en casita trataré de explotarlo lo más que pueda.

Gracias por su paciencia y comprensión.

Popegirl

No hay comentarios:

Publicar un comentario