lunes, 5 de septiembre de 2011

PÓNTE EN EL MAPA

¿A quién no le gustaría tener una calle en su pueblo?


Eso mismo me pregunté yo hace unos días cuando se me ocurrió una idea que podía convertirse en una iniciativa constructiva y simpática que uniera y promoviese la  participación ciudadana en Villafranca de los Barros.
El pueblo sigue creciendo y extendiéndose cada vez más, lo que conlleva la creación de calles y la necesidad de nombrarlas; algunos de los nombres que se eligen son más populares, otros menos, pero al fin y al cabo se podría decir que pocos representan al pueblo en su estado puro. 

Me explico. 
El escritor y filósofo español Miguel de Unamuno, en su obra "En torno al casticismo", hablaba de un término que lleva rondando mi cabeza desde hace tiempo atrás, la Intrahistoria. Este término indica que la verdadera historia, la esencia del mundo, se encuentra en los pueblos, en la vida cotidiana de todas esas personas anónimas que pueblan España. Héroes que promueven la tradición viva, el costumbrismo y que, a pesar de su importancia, no tienen cabida en los libros. 
¿Por qué no reconocerles su trabajo, tan fundamental para la humanidad?
Mi idea pretende ofrecer la oportunidad de honrar a estas personas. 
Digamos que durante un periodo de tiempo determinado la gente que quiera que su nombre forme parte de la historia esta localidad y se convierta en una calle, se apunte en una lista para que después de ese periodo se realice un sorteo que elija al ganador.
Habrían de tenerse en cuenta ciertos aspectos, como el hecho de que las personas que quieran participar deberían llevar empadronados en el pueblo unos años, que sean mayores de edad, etc., así como que aquellas que por cuestiones físicas o personales no puedan apuntarse en el lugar indicado puedan realizarlo a través de internet o por mediación de otras personas.
Pueden ser personas que, sin destacar en las profesiones que desempeñan (incluiríamos aquí también a las amas de casa), realizan un trabajo diario de educación en tradiciones y valores que debería ser digno de mención.


"¡Todo lo que cuentan a diario los periódicos, la historia toda del "presente momento histórico", no es sino la superficie del mar, una superficie que se hiela y cristaliza en los libros y registros, y una vez cristalizadas así, una capa dura, no mayor con respecto a la vida intrahistórica que esta pobre corteza en que vivimos con relación al inmenso foco ardiente que lleva dentro. Los periódicos nada dicen de la vida silenciosa de millones de hombres sin historia que a todas horas del día y en todos los países del globo se levantan a una orden del sol y van a sus campos a proseguir la oscura y silenciosa labor cotidiana y eterna, esa labor que, como las madréporas suboceánicas, echa las bases sobre las que se alzan los islotes de la Historia. Sobre el silencio augusto, decía, se apoya y vive el sonido, sobre la inmensa humanidad silenciosa se levantan los que meten bulla en la Historia. Esa vida intrahistórica, silenciosa y continua como el fondo mismo del mar, es la sustancia del progreso, la verdadera tradición, la tradición eterna, no la tradición mentida que se suele ir a buscar en el pasado enterrado en libros y papeles y monumentos y piedras!"

“En torno al casticismo” Miguel de Unamuno

No hay comentarios:

Publicar un comentario