miércoles, 29 de junio de 2011

Mierdonald´s

En una ocasión me contaron que un amigo de alguien tras comparar la hamburguesa que había recibido en el McDonald´s con la que aparecía en el luminoso, se negó a pagarla hasta que la hamburguesa que se iba a comer no fuera exactamente igual que la del anuncio.

Tras una ardua espera de un cuarto de hora el tio se hizo con el magnífico trofeo y se fue más ancho que carreta.

Leyenda o no es lo que todo el mundo debería hacer, porque al estómago se le puede engañar pero no ocurre lo mismo con la vista, y a las imágenes me remito.





2 comentarios:

  1. Las de los anuncios a veces son maquetas hechas en plástico. Tampoco descartaría que alguna vez estuvieran hechas en 3D!

    Menudo engaño.

    ResponderEliminar
  2. tienes razón, pero en 3D o en plástico que me la inserten en vena! ;)

    ResponderEliminar