miércoles, 1 de junio de 2011

Historias para no dormir

¡Pero para no dormir yo! porque vaya con la nochecita de ayer…
Hoy os voy a contar una historia que tiene lugar en un colegio de Arkansas. Arkansas es uno de esos estados en los que por lo que se ve no vive nadie porque todo el mundo salió de allí para vivir en una de las grandes ciudades.
Es alucinante como conocemos por  televisión o por películas la mayoría de los estados de Norteamérica y ellos no saben ni siquiera situarnos en el mapa, aunque por otro lado tampoco saben situarse ellos mismos, por lo que más o menos se equiparan las cosas.
Pero a otra cosa mariposa, como iba contando, la historia tiene lugar en un colegio mixto estadounidense, concretamente  en la clase de 3º, donde los niños tienen entre 7 y 8 años.
Ahí estaban todos los alumnos sentados en sus respectivos pupitres cuando de repente dieron las 5 en el reloj, lo que advertía el comienzo de la happy hour infantil, misma hora pero diferente costumbre. Si en un bar se elige bebida aquí se elige juguete.
Sucede a veces que el juguete más molón no está disponible o qué es ignorado inteligentemente para evitar  que el matón de la clase te tome como el suyo personal. El caso es que por H o por B lo que siempre empieza como un juego inocente puede acabar fácilmente en una pelea, como sucedió aquel día entre Pete, Sissa y Rocky.
Pete J. es un chico muy alto pero por otro lado bastante enjuto, que para quien no lo sepa, significa delgado. Es un niño que “va a su bola” lo mismo un día participa en todas las actividades y juegos que otro se pasa sin dirigirle una palabra a nadie. Posiblemente sufra  graves problemas de bipolaridad en sus años mozos y post-mozos pero por aquel entonces parecía bastante normal.
Sissa T. es una niña rara pero aún así popular en su clase, mona pero sin llegar a creérselo, inteligente sin ser pedante. Suele rodearse de chicos, se siente más segura y poderosa, con excepción de la compañía de su mejor amiga.  
Rocky H. es el típico niño con restos de chocolate en la boca, grande y fuerte, cabeza pequeña. No suele meter ostias así por las buenas solo si le enfadan mucho. Se podría decir que es el único de su clase que podría resultar victorioso ante una pelea con el matón.
Se ve que los tres se levantaron con ganas de caja registradora ese día.
Bueno ni se imaginan la que montaron en un momento mientras se intercambiaban delicias de todo tipo: que si tú no puedes marcar con esos dedos, que si tú vete a jugar con las muñecas, que si la vas a manchar, que si a dónde vas tú con tanto dinero yla cara esa…
Pete como tenía un día-mudo pues no hablaba pero eso no quita que no tirase como el que más.
Y al final pasó lo que tenía que pasar, que la caja se abrió, los billetes volaron por el ambiente y la profesora acudió y castigó a los tres en fila contra la pared.
Pero la cosa no se quedó ahí y ellos sigieron discutiendo “por lo bajini” llegando a la conclusión de que dada la diferencia corporal de los tres, serían sus super hermanos mayores quienes los representarían y  se enfrentarían en la puerta del colegio al día siguiente después de clase como manda la tradición, y si ellos estaban de acuerdo claro.
El día y la hora determinados llegaron y allí se encontraron los seis frente a frente. La gente no sabía si reír o llorar, ya que daba  la casualidad de que los tres hermanos mayores pertenecían al instituto de niños especiales de la localidad, lo que significa que muy normales no eran, os cuento:
El hermano de Pete J. poseía una extraño don, por así decirlo, que hacía que sus huesos fueran tremendamente flexibles, por ejemplo cuando contraía sus costillas podía introducirse por espacios muy estrechos de forma que desde muy pequeño se ganó el apodo de OCB por ser tan fino como un papel de liar.
El hermano de Sissa era aún casi más raro, se llamaba Edward y nació con unas tijeras como manos. Si,fue en él en quien se inspiró Tim Burton para hacer su famosa película. Ni vivía solo, ni iba vestido de esa forma, ni fue descubierto por una mujer de “Avon llama”.  Era un adolescente casi normal que tenía tijeras en las manos, Ce la vie, algunos nacen con un pan bajo el brazo ¿no? ¿por qué no podía nacer él con tijeras en los brazos?.
Y por último y no por ello menos importante, ya sabréis más o menos a quien me puedo estar refiriendo como hermano de Rocky...¡La Cosa! el hombre roca de los 4 fantásticos, el hormigón que salió mal como digo yo.
Terminadas las presentaciones, los tres comenzaron su especial lucha de poderes.
Se hicieron 3 rondas
ROUND 1           Manostijeras VS La Cosa    Gana LaCosa        
ROUND 2            OCB VS Manostijeras       Gana Manostijeras
ROUND 3              La Cosa VS OCB          Gana OCB
Como fue imposible determinar un único ganador y cada uno de ellos ganó en una ronda se decidió que todos ellos fueran ganadores.
Todo lo que ocurrió en ese colegio durante ese día se transmitió por toda USA primero, y más tarde por el resto del mundo.
Cuenta la leyenda que una vez un sordomudo llegó a un pueblo y como su única forma de contar la historia era a través de sus manos pues así lo hizo. Como sorprendió tanto, la gente empezó a contar la historia a través de sus mismos gestos. Otro día un ilustrado de un pueblo se dio cuenta de que podía servír como método de decisión no entre tres personas sino entre dos, y es así como se inventó el famoso juego de Piedra, Papel y Tijeras.
Espero que hayáis disfrutado y que cada vez que os estéis jugando algo de esta forma recordéis la historia.
FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario