sábado, 21 de mayo de 2011

"Deme un eurillo"

Hace unos años pensé que los publicistas eran como una especie de vagabundos del arte, primero porque sus creaciones no tienen casa (por regla general no tienen cabida en los museoss) no se desean (la gente está cansada de tantos anuncios)  y además “huelen” un poco raro, están mal vistas y la gente siempre se encuentra bajo la sospecha de que la están engañando (las personas mayores siempre temen que el “dinero” sea para drogas o vino)

El caso es que hoy me doy cuenta de que hay otro punto que apoya esta teoría mia sobre la vagabundez de la publicidad; y es el hecho de que igual que estas personas, conviva en la calle integrándose con el paisaje urbano de las grandes ciudades o situándose en espacios públicos de diversa índole con el objetivo de mendigar la atención de los transeuntes. Hablo del llamado "Marketing de guerrilla".
Para aquellos que no sepan de que estoy hablando os lo explico con imagénes, ya que, como se estila en publicidad donde esté una buena imagen que se quite todo lo demás...






















Quizás me haya excedido un poco con el número de imágenes pero debo reconocer que todas ellas han pasado por un proceso de lo más riguroso y serio, en el que se ha certificado su calidad y frescura, así como ocurre con las ensaladas Florette.

No hay comentarios:

Publicar un comentario